Atrapada entre líneas. ¡Pídeme lo que quieras!

La historia que nos presenta la escritora española Megan Maxwell, ha sorprendido por completo a gran parte de los lectores aficionados a este tipo de novelas eróticas. A pesar de que es la primera novela erótica que publica la  española Megan, ha sabido cómo crear excelentes escenarios junto con esos personajes que fácilmente acaparan la atención de cualquiera.

 Está es una historia romántica a toda regla, una novela que no deja de lado la carga dramática, con trazos de erotismos y profundidad, pero además no podían faltar esos toques de humor con el que más de una vez te soltaras una carcajada.

Pídeme lo que quieras

Eric Zimmerman es  el protagonista de esta apasionada historia, Eric decide viajar a España luego de que falleciera su padre, para supervisar la empresa Müller. Es en la oficina central de  la ciudad de Madrid donde conoce a  la joven simpática e ingeniosa Judith, la protagonista de la novela y de quien se encaprichará de inmediato. Judith cae rendida a la potente atracción que el alemán Eric ejerce
sobre ella y acepta plácidamente a formar parte de sus juegos eróticos… Pero el tiempo transcurre y la relación se hace intensa y Eric comienza a temer que sus secretos sean descubiertos.

En esta entrega cargada de erotismo, la autora utiliza un lenguaje bastante sencillo, tanto es así, que hace uso de “modismos”  propios de la lengua española, esto permite que la lectura se vuelva muy amena aunque manteniéndonos expectantes al desarrollo de los hechos.

En cuanto a la parte erótica y sexi, los juegos sexuales representan una parte importante dentro de la relación y los protagonistas disfrutan del sexo abiertamente. El libro no se basa en una trama llena de “BDSM”, sino que la historia gira en torno a intercambios sexuales, voyeurismo y orgías, temas que  siguen siendo tabú en la sociedad.

 A pesar de que Megan se haya atrevido con escenas explicitas, trata cada tema con gran naturalidad que no resulta incómodo si no se tiene empatía con dichas prácticas…  Si te gusta el drama y el erotismo ¿qué esperas para leerla?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *